miércoles, 5 de septiembre de 2012

LA SOLEDAD QUE PUDO SER DE SAN BUENAVENTURA



Queriendo la antigua Hermandad de la Cruz del Caño Quebrado, adquirir una Dolorosa con la que procesionar, en 1849 solicitan a la autoridad eclesiástica la cesión de una talla de la Virgen que se encontraba  en el Convento de San Francisco de La Algaba, justificando para ello que la Iglesia se encontraba en mal estado y cerrada al culto. A ello constestó negativamente el cura interino de la Iglesia de Santa María la Blanca, negando que el templo se encontrase en ruinas y asegurando que la Imagen se encontraba a buen recaudo-

Ante la negativa, la floreciente Hermandad decidió encargar una nueva Dolorosa a Gabriel Astorga Miranda, quedando la talla que hoy vemos en el pueblo que le rendía culto desde que fue tallada por autor anónimo a principios del siglo XVII.

Ambas fotografías la hemos encontrado en el blog de la Virgen de la Soledad de La Algaba, si bien la primera ha sido sometida a un amplio proceso de eliminación de arrugas y arañazos. Dicha fotografía presenta el estado primitivo de la Imagen, antes de la restauración de Francisco Buiza en 1972, en la cual se le realizó un nuevo juego de manos.


En la segunda, tomada recientemente, vemos la belleza del sereno rostro de Ntra. Sra. de la Soledad vestida de Hebrea durante la cuaresma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...